Un dia con los camioneros en las peligrosas carreteras de Venezuela. Violencia y Muerte sobre ruedas (video)

March 6, 2018

 Es medianoche en una de las carreteras más peligrosas de América Latina y el camionero Humberto Aguilar se precipita a través de la oscuridad con 20 toneladas  de vegetales recién cosechados en los Andes para ponerlos a la venta en la capital de Venezuela, Caracas.

 

 Unos días antes, Aguilar se sintió aterrorizado cuando los saqueadores atacaron un convoy de camiones en el que se encontraba: robaron leche, arroz y azúcar de otros camiones, pero dejaron solo los productos menos apreciados.

Una vez, justo antes de llegar a Caracas, un hombre apareció en su camión y le puso una pistola en la cara, pero el copiloto de Aguilar giró bruscamente para deshacerse de el, posiblemente causándole la muerte. 

 En otra oportunidad los atacantes les lanzaron una piedra contra el parabrisas, pero afortunadamente reboto, dañando solamente la carrocería del camión.

Con el hambre y la escasez generalizadas en torno a una economía golpeada por la crisis, en las ultimas semanas Venezuela ha visto un recrudecimiento alarmante de saqueos y ataques en sus caminos, cada vez más anárquicos.

Eso ha agravado la vida ya peligrosa de los camioneros que también enfrentan hostigamiento por parte de los soldados que buscan sobornos, ademas de los precios en espiral para las piezas de mantenimiento de sus vehículos, y líneas de una hora para suministros esporádicos de combustible.

Asustados por la ola de saqueos, pero imposibilitados por la ley para portar armas, los camioneros se agrupan en convoyes para protegerse, intercambian información mutua sobre puntos problemáticos y se mueven lo más rápido posible.

Los saqueadores cada vez más envalentonados usan una variedad de técnicas, dependiendo de su terreno y objetivo.

 

A veces, pistoleros en motocicletas rodean un camión, forzándolo a detenerse como leones que derriban a su presa. En otros casos, hombres jóvenes esperarán a que el vehículo disminuya la velocidad - en un bache por ejemplo, para saltar, cortar la lona y tirar los productos al piso para que los recojan sus compañeros fr fechorías.

En algunos casos, multitudes simplemente pululan en los camiones cuando se detienen para un descanso o reparaciones. Rara vez los soldados o policías ayudan, según las entrevistas con más de una docena de camioneros.

Yone Escalante, de 43 años, quien también transporta verduras de los Andes en un estenuante viaje de ida y vuelta de 2,800 kilómetros al este de Venezuela, se estremece de indignación cuando recuerda cómo un vehículo suyo fue saqueado en las remotas llanuras del estado Guárico.

El problema comenzó cuando uno de sus dos camiones, delante de él, sufrió una falla mecánica y luego se quedó atascado en el barro a un lado de la carretera. El conductor se alarmó cuando alrededor de 60 personas aparecieron desde las sombras y rodearon el vehículo.

Escalante, que viajaba a media hora de retraso en su camioneta, se apresuró a ayudar. Para cuando llegó, la multitud había aumentado a más de 300, y Escalante, un hombre de negocios bien hablado que posee camiones y vende productos, saltó al vehículo para razonar con ellos.

"La gente se me acercó, cortó la cuerda y el lienzo, y lo que hice fue salir (del camión), casi con lágrimas en los ojos. Bajé triste y muy enojado, con rabia, que si hubiera tenido un arma , bueno, no sé lo que habría hecho. Trabaje todo el día cargando el camión, desde las 8 de la mañana hasta las 6 de la tarde, y en media hora, no tenía nada, absolutamente nada ".

A veces los transeúntes graban los saqueos en sus teléfonos: en un video en las redes sociales de Venezuela, se ve a gente robando pollos vivos de un camión varado.

Aunque los acontecimientos en las carreteras de Venezuela pueden parecer sacados de la película de Mad Max, los camioneros dicen que a veces se parecen más a Robin Hood, ya que los atacantes tienen cuidado de no dañar a los conductores o sus vehículos siempre que no resistan.

Todos los camioneros entrevistados para este articulo sabían de alguien asesinado en las carreteras, principalmente durante robos en lugares de saqueos espontáneos.

Otro de los grandes problemas de los camioneros son la falta de piezas de repuesto o el alto costo del mantenimiento de sus maquinas. por ejemplo, los neumáticos nuevos que ahora cuestan unos 70 millones de bolívares (más de dos décadas de trabajo con un salario mínimo o unos $ 300 en el mercado negro), los saqueadores a menudo también los dañan.

Como en todas las rutas en Venezuela, el viaje de los Andes a Caracas pasa cerca de 25 puntos de control, donde los camioneros tienen que apearse y buscar un sello de los soldados de la Guardia Nacional.

En muchos casos, también se requiere un soborno. Ahora una bolsa de papas ahora es más efectiva que el dinero en bolívares, que es cada vez más inútil. En un punto de control notorio, varios camioneros dijeron, que los soldados eran famosos por pisotear los productos y retrasarlos durante dos o tres horas para hacerse de una mala reputación y mejorar así los sobornos.

 

 

Please reload

Los más recientes
Please reload

Mejores Destinos turisticos de America Latina
Please reload

© 2018 by "America Mia". Proudly created by Always Fun Inc.