Destinos América Mia: Curacao, un rincón del Caribe prácticamente desconocido para muchos (video)

November 19, 2017

Casas de colores, aguas de azul intenso, un fondo marino de gran riqueza natural y un clima envidiable son algunos de los atractivos de Curaçao, una isla paradisíaca enclavada en las Antillas Menores, al sur del mar Caribe.

 

Poblado por gentes amables y hospitalarias -apenas supera los 150.000 habitantes-, este territorio autónomo de los Países Bajos sorprende a los viajeros por su extraordinario colorido. Desde su capital hasta los paisajes costeros, Curaçao ofrece mil y una tonalidades, dibujando increíbles postales que se fijan en la retina para no volver a desprenderse. Y es que aquí el color no es una cuestión de estética, sino de supervivencia.

 

 La mayoría de los turistas que viajan hasta esta isla lo hacen atraídos por sus playas de arena blanca, las aguas cristalinas y por la benevolencia de su clima. Muchos de ellos ni siquiera conocen el nombre de su capital, Willemstad, una ciudad elegante, de estilo europeo y raíces africanas, y, sobre todo, de coloridos edificios coloniales, que lucen orgullosos tonalidades caribeñas.

El “culpable” de su variado cromatismo no es otro que Albert Kikkert, un gobernante excéntrico que para paliar sus dolores de cabeza -que él atribuía al resplandor intenso del blanco de las casas- en 1817 dictó una ley que obligaba a pintar los edificios en tonos pastel. Aunque años después se descubrió que tras sus argumentos había una fábrica de pintura de su propiedad, esta curiosa disposición todavía permanece vigente. Hoy Willemstad presume de tener un casco antiguo y un puerto catalogado como patrimonio de la humanidad.

 

Sus dos barrios, Punda y Otrobanda, unidos por el puente de la Reina Emma que cruza la Bahía de Santa Ana, atesoran infinidad de sorpresas para los visitantes. La sinagoga Mikve Israel-Emanuel, la más antigua del continente americano, el mercado flotante, el palacio del Gobernador, el fuerte de Amsterdam, o el parque Wihelmina son reflejo de un pasado colonial que no olvida.

Prueba de ello es el museo Kura Hulanda, en el puerto, un centro que muestra las rutas holandesas del tráfico de esclavos africanos y su paso por la isla caribeña rumbo a Europa.

 

Sin embargo, la mejor forma de conocer la que hasta principios de esta década fuera la capital de las Antillas Neerlandesas es recorrer sus calles a pie, descubriendo edificios, mercados y tiendas de artesanía y pequeños locales en los que sentarse a comer como un isleño más. Nos sorprenderán sus sabores, fusión de la tradición culinaria holandesa, española, africana e incluso asiática, con pescados, verduras y mariscos, cerdo, pollo o cabra estofados acompañados con elotes hervidos o arroz frito.

No es de extrañar que Curaçao sea un destino habitual de luna de miel. La espectacularidad de sus playas -la mayoría de ellas diseminadas por la costa sur-, el romanticismo que desprenden sus puestas de sol y, una vez más, sus intensos colores, atraen a turistas de todo el mundo. También a los aficionados a los deportes acuáticos, en especial, el buceo.

 

Algunas de las mejores playas son privadas, lo que implica pagar para acceder a ellas. Es el caso de Porto Marie, considerada por algunos como una de las mejores del Caribe. Se encuentra lejos del centro, lo que obliga a coger el coche para llegar hasta ella. Sin embargo, sus aguas cristalinas, la arena fina y sus múltiples servicios la convierten en perfecta, sobre todo para practicar el snorkel.

 

Cerca de Porto Marie, encontramos Cas Abou, también de pago, y como en el caso anterior, absolutamente recomendable. La arena blanca y sus aguas transparente permiten a los buceadores disfrutar de su fondo marino. La vegetación se extiende hasta los límites de la playa, de forma que las palmeras se convierten en grandes aliadas para los bañistas.

 

Aunque el gran referente para los buceadores seguramente es la cala de Playa Kalki, considerada la pared coralina subacuática. Una inmersión permite ver langostas, anguilas y todo tipo de peces de colores.

 

Otros rincones muy recomendables cerca de la capital, ideales para pasar el día en familia son Mambo Beach -se encuentra junto al Sea Aquarium, lo que hace posible ver a los delfines o dar de comer a tiburones- y Blue Bay Beach, una gran playa sombreada, cerca del poblado de San Michel, con todo tipo de servicios.

Hay que tener en cuenta que las playas de Curaçao por la noche se transforman en auténticos clubes nocturnos, en los que se disfruta de largas veladas en la arena y junto al mar, hasta altas horas de la madrugada.

 

Si quieres visitar el país, es interesante que tengas en cuenta algunas cuestiones prácticas, que te detallamos a continuación:

Pasaporte: los ciudadanos de la Unión Europea no precisan visado para entrar en el país. Les basta disponer del pasaporte en regla.

Idioma: aunque no hables el papiamento, la lengua propia de Curaçao (una mezcla de español, portugués y holandés), no te preocupes, podrás comunicarte sin dificultad en inglés o español.

 

Moneda: la moneda local es el Gulden de las Antillas Neerlandesas, conocido popularmente como florín, pero si viajas con dólares no tendrás ningún problema.

Acceso a internet: muchos hoteles ofrecen wifi gratuitamente a sus clientes. También encontrarás algunas zonas turísticas, especialmente del centro de la ciudad, con conexiones inalámbricas gratis.

 

Cómo llegar: diversas aerolíneas, algunas de ellas europeas, realizan el trayecto hasta Curaçao, que puede presumir de tener la pista de aterrizaje más larga del Caribe.

Alojamiento: existe una amplia oferta en toda la isla, que incluye villas privadas, hoteles y resorts. Curaçao ya no es únicamente una isla de pescadores, sino que cuenta con una considerable infraestructura turística. Si optas por un establecimiento situado junto a la playa y te gustaría conocer el país, lo más recomendable es alquilar un automóvil.

Clima: no debes preocuparte por las precipitaciones. Su ubicación, al sur del Caribe hace que no sufra huracanes, algo a tener en cuenta. La temperatura media es de 27ºC.

 

Extensión: la isla, situada a unos 50 kilómetros de la costa noroccidental de Venezuela, tiene una superficie de 444 km2, es decir, algo menos que el Principado de Andorra.

Si ya tienes claro que viajarás a Curaçao, solo nos queda desearte ¡buen viaje!

 

 

Please reload

Los más recientes
Please reload

Mejores Destinos turisticos de America Latina
Please reload

© 2018 by "America Mia". Proudly created by Always Fun Inc.