La pesadilla de un grupo de turistas americanos en La Habana.

January 7, 2017

Me han hablado mucho sobre Cuba en los últimos dos meses. Entre el "ir ahora porque es literalmente como un viaje en el tiempo" o "tienes que ir antes de que todo se comercialice".

Hay como una especie de obsesión con ir a La Habana.

Tengo que admitir que no soy muy paciente. Dicen que es un problema que tenemos los "milenials" , también lo llaman el "efecto Uber", pero planeé mi viaje a Cuba solo 48 horas antes de partir. Con un equipaje de mano y un par de amigos a remolque, abordé un vuelo a lo que parecía ser la ciudad prohibida.

Lo que experimenté tan pronto como aterricé fue lo opuesto a todo lo que imaginaba.

 

Descargo de responsabilidad: tuve una experiencia no muy agradable en Cuba. El país, en sí,  probablemente no es un lugar terrible para ir a si estás dispuesto a la aventura, a la comida mediocre, a la falta de Internet, a los hoteles caros y horribles tipos de cambio de moneda.

 

Planificación y Viajes

 

En el último mes, la capacidad de los vuelos entre Estados Unidos y Cuba ha aumentado dramáticamente. Con casi todas las aerolíneas que vuelan a alguna ciudad de Cuba, las tarifas se han vuelto muy competitivas.

Por ejemplo, nuestro vuelo desde Los Angeles a La Habana a través de Miami cuesta alrededor de $140 de ida. Reservamos el vuelo unas 12 horas antes de la salida y empezamos a empacar.

No sabíamos que aunque la tarifa aérea era barata, realmente deberíamos hacer hecho más investigación en cuanto a qué aerolínea cobra menos por obtener una visa cubana.

En estos momentos, si no tienes una visa tendrás que comprar una al momento del embarque. Estos honorarios pueden variar dramáticamente. Esto lo aprendi cuando compre la visa en el punto de embarque en el aeropuerto de Miami.

American Airlines cobra $100 para obtener una visa en la puerta, mientras que Jetblue cobra sólo $ 50. Eso puede ser un gran ahorro de costos si usted está volando a Cuba con una familia de 4 y también puede ser una sorpresa si no eres consciente de los honorarios. Independientemente, pagamos los honorarios y abordamos nuestro corto vuelo de 40 minutos a La Habana.

 

Llegada

 

No puedo empezar a explicar lo emocionados que estábamos cuando desembarcamos y pisamos el suelo cubano. Todo el mundo estaba tomando fotos y hablando emocionados de nuestro viaje a lo desconocido.

Le dimos nuestro último adiós a nuestros amigos con mensajes de texto en Miami ya que estábamos conscientes de la situación de la internet en Cuba. Poco sabíamos que lo que originalmente habíamos planeado como un escape al teléfono de 3 días se convertiría en unas miserables 24 horas de infierno.

 

Casi inmediatamente después del aterrizaje, fuimos llevados a lo que es literalmente una caricatura de una sala de llegadas.

Aunque la inmigración se movió con bastante rapidez, nuestras bolsas tardaron más tiempo en salir que el vuelo de Miami. En realidad, nunca llegaron a La Habana. Esperamos 2 horas en el carrusel de equipaje y repetidamente preguntando a cualquiera que parecía un agente de aerolíneas para que nos ayudara.

Todo nos decían que el equipaje es lento para llegar a La Habana. 

Otros 30 minutos pasaron. En este punto ya nos parecíamos a la pareja de viejitos de la película "UP" esperando sus equipajes. Poco rato después  nos dimos cuenta que las bolsas de mis amigos no iba a llegar.

 

A este punto todo lo  malo que nos podia pasar, nos había pasado. Entre uno de mis amigos que tenía la vejiga más pequeña en el universo y mi otro amigo tratando de encontrar el wifi inexistente, pensé que era hora de tomar una decisión ejecutiva e ir en busca de la oficina de equipaje.

El resultado de mi decisión ejecutiva fue cómico.

Preguntamos a mas de 8 personas por la oficina de equipajes perdidos y cada una nos indico un lugar distinto. 8 personas diferentes nos dijeron que la oficina estaba en la primera, segunda o tercera planta. Cuando nos pusimos a buscar la oficina, vi una cabina con un letrero de "Información". Cuando me acerqué y pregunté dónde estaba la oficina de American Airlines, me di cuenta de que un grupo de personas en un ascensor de cristal simplemente golpeaba la puerta.  Estaban trabados en el interior del elevador.

 

Rápidamente me acerqué a la recepción y les informé que creía que había gente atrapada en el ascensor,  a lo que la señora de "información" sólo respondió, "Sí". Elegí resolver mis propios problemas en lugar de seguir tratando de conseguir ayuda para la gente atrapada en el ascensor.

Tan pronto como tuvimos una idea clara de dónde estaba la oficina (Nivel 3, en un rincón muy pequeño que no está marcado en absoluto y al final de un túnel), pudimos presentar nuestro informe a un amable agente de American Airlines. SE disculpó por el contratiempo y nos ofreció mejorar la categoría d enuestros asientos para el vuelo de regreso.

 

Cuando los problemas de equipaje se solucionaron, fuimos hasta el vestíbulo a tomar un taxi. Esto era desconocido para mí, pero Cuba te impone una multa de 10% mas un recargo del 3% para canjear dólares estadounidenses a peso convertible cubano (CUC).

Por cada $100 que cambias obtienes alrededor de $87-90 CUC. Todos intercambiamos algo de dinero y nos fuimos a buscar un taxi que nos llevara a nuestro AirBNB.

 

Nuestro AirBNB No Existente

 

Al encontrar el despachador de taxi, le dimos la dirección de nuestro AirBNB. Ella tomó un par de minutos y volvió y nos dijo que la dirección que le dimos no existe. De hecho, la dirección Cuba Apto. 6 Playa La Habana realmente no existía en ninguna parte del mundo.

Tuve la sensación de que podríamos encontrar este problema, así que tomé una captura de pantalla de la dirección de AirBNB, el número de teléfono y confirmación.

Sin embargo, cuando el despachador llamó al número de teléfono, resultó que la persona convenientemente desconectó su teléfono. Todos nos enfrentamos ahora a la torpe realización de que estábamos en Cuba sin lugar para quedarnos y una bolsa perdida que tenía el 99% de la ropa de mi amigo y los elementos esenciales en ella.

 

"No nos asustemos", exclamé mientras mi otro amigo me sugirió que nos dirigiéramos al hotel principal de Cuba, el Hotel Nacional.

Nuestro conductor de taxi nos llevó al hotel donde rápidamente corrimos arriba en busca del centro de negocios.

El Wi-Fi en el hotel era de $ 10 / hora pero no parece que mal teniendo en cuenta nuestra precaria situación sin techo.

Rápidamente nos conectamos a internet y enviamos mensajes frenéticos al anfitrión de AirBNB. Por desgracia, no hubo respuesta.

Quiero decir, ahora que lo pienso, no hay manera de que esa persona vea el mensaje hasta la mañana a menos que estén de pie en uno de los postes Wi-Fi instalados en toda la ciudad.

 

Alojamiento

 

A medida que nuestra hora de Internet comenzó a acabarse, decidimos comprar otra hora sólo para que nos dijeran que el hotel acababa de vendernos el último código.

Rápidamente me registré y busqué lugares para quedarme. Aunque estábamos en un hotel, querían $600 CUC para pasar la noche y no aceptaban las tarjetas de crédito.

Nos pareció una Casa Particular (casa de alguien que se rentan a los turistas) cerca y decidimos que sería el mejor curso de acción por la noche. Una vez que llegamos, nos informaron que la tarifa sería de $ 45 por esa noche para alojarnos los tres.

En realidad era un buen negocio teniendo en cuenta que la habitación tenía aire acondicionado, tomas corrientes y baño privado. No tengo quejas sobre la habitación y los anfitriones eran muy agradables. 

 

La vida nocturna

 

Una vez instalados y calmados, decidimos ir a explorar la vida nocturna de La Habana.

Todos en esa casa exclamaron que La Habana tiene algo de la mejor vida nocturna del mundo. Más tarde me di cuenta de que esas personas estaban tomando drogas porque La Habana es ridículamente aburrida por la noche.

Primero nos detuvimos en el Hotel Habana Libre para tomar un bocado rápido de su restaurante. Al ser administrado por una cadena hotelera internacional, pensamos que la comida sería aceptable. Bueno, para sorpresa de nadie, fue terrible. Lo que mis amigos ordenaron no era comestible, así que sólo comimos lo que pedí  yo y para ser claro, pedí spaghetti sin salsa. Era sólo espagueti blanco. Eran las 11PM del mismo día que llegamos y ahora estábamos disfrutando de lo bueno que era este espagueti blanco. Cuba nos destruyó oficialmente.

 

Tan pronto como  terminó la "cena",  caminamos y después seguimos a algunos lugareños hasta el último piso del Hotel Habana Libre donde había un club en la azotea.

La entrada era de $10. Nos pareció un buen precio a pagar por una noche de diversión. Cuando entramos, se hizo evidente que éramos los únicos en el club. Nos quedamos esperando un rato a que viniera más gente, pero enseguida nos dimos cuenta que esto iba a ser una causa perdida. Aunque tenía un par de amigos en Cuba, nunca pudimos conseguir una línea de teléfono para comunicarnos con ellos. Como 40 minutos de espera más tarde, decidimos dejar el club y caminar por la ciudad.

Me llamó la atención un pequeño café pintoresco llamado "Woohoo" y estaba en el camino, así que entramos y nos dieron una mesa.

No sabía esto en el momento, pero la mayoría de estos restaurantes y lugares son propiedad del gobierno. Parece que la única manera de obtener comida buena es ir a casa de alguien. Para acortar, la comida también era terrible. 

 

Cuestiones de divisas

 

Recordando la experiencia que tuvimos, una cosa que realmente me molestó fue la moneda. Para un país como Cuba valorar su moneda en una base de 1: 1 con el dólar estadounidense o incluso un 10% menos que el euro es absolutamente espantoso.

Para que la infraestructura, el transporte e incluso los alimentos fueran tan caros como era, todo debería haber sido infinitamente mejor de lo que era.

Esto sólo significa 1 de 2 cosas:  que el país es una trampa turística masiva o que el gobierno está robando el dinero y no lo re-invierten para construir un país mejor.

Con la cena en el Hotel Habana Libre que costo $ 50, un paseo en taxi de 4 manzanas cuesta $13 y la internet costo $ 60, nos volamos casi $240 solo en las primeras 6 horas.

En este punto, ya nos estábamos preocupando si nos alcanzaría el dinero para  alojarnos las dos noches y tres días que nos quedaban.

Las tarifas para el cambio de divisas simplemente son ridículas y es molesto gastar esa cantidad de dinero y ni siquiera obtener un servicio decente

No puedo ni siquiera empezar a imaginar cómo otros que pagan $ 300-500 / la noche por hoteles en la ciudad y obtienen ese servicio tan malo.

 

Turismo

 

La mañana siguiente, nos despertamos y nos decidimos que si a las 5pm del día no estábamos pasando un buen tiempo nos iríamos en un vuelo de una hora para Cancun

Empezamos a caminar por la ciudad hasta que un muy buen conductor de taxi nos ofreció a enseñarnos la ciudad.

Él fue el punto culminante de nuestro viaje debido al hecho de que nos llevó por toda La Habana y señaló algunos monumentos importantes. Le pedimos que nos llevara al mejor restaurante de mariscos en La Habana, que dijo que estaba en el hotel Saratoga.

Una vez allí, nos quedamos bastante contentos con la apariencia del lugar aunque el menú era bastante pequeño. Langosta, camarones, bistec y, aunque era caro, no nos pareció un precio tan terrible después de lo que pagamos por fideos la noche anterior. No quiero decir que la comida estaba mal pero tampoco era buena. Supongo que la palabra que estoy buscando es mediocre.

 

Las cosas estaban realmente mejorando en este punto. El tiempo era bastante bueno, la comida era comestible, pero aún teníamos que encontrar otro lugar para alojarnos.

En este punto nos llego la cuenta de la comida y fue de $ 110. Para una cola de langosta y ensalada, me sorprendió.

Independientemente, pagamos y decidimos que probablemente tendríamos que salir de este país debido al hecho de que no podíamos sacar dinero de un cajero automático o utilizar tarjetas de crédito para pagar por las cosas. Sea lo que sea, la ciudad simplemente no apeló a nosotros de la manera que pensamos que sería.

 

Salida

 

Después de reservar nuestros vuelos a Cancún, los tres nos fuimos para el aeropuerto sólo para encontrar aún más confusión que en la ciudad.

El registro para el vuelo sorprendentemente fue rápido y los agentes de InterJet eran muy agradables y serviciales.

En lugar de intercambiar lo que nos quedaba en pesos cubanos convertibles, optamos por comprar algunos cigarros de la tienda de regalos.

Todo estaba funcionando bastante bien y parecía que seríamos capaces de salir a tiempo también.

Sin embargo, nuestro vuelo que estaba originalmente programado para las 5PM ni siquiera había aterrizado a las 5:30.

Entiendo que los vuelos pueden retrasarse pero lo que empeoró es que el aeropuerto es simplemente terrible y mal equipado para manejar esta nueva afluencia de vuelos.

Por ejemplo, los monitores nunca reflejaron el retraso y en un momento, comenzaron a cambiar los números de puerta de los vuelos. Esto condujo a una confusión literal de todo el mundo. Todos los pasajeros estaban corriendo de una puerta de embarque a otra sin parar.

Sólo puedo describir esta situación como un laberinto de la vida real, porque cada cual estaba por su cuenta. No había agentes en las puertas de ninguna  d elas líneas aéreas. Para rematar las cosas, sólo una pequeña tienda de comida rápida vende tarjetas wi-fi en el aeropuerto y no es de extrañar, estaban llenos.

 

Aproximadamente a las 7PM, vimos nuestro avión aterrizar en la distancia. Eventualmente, los pasajeros comenzaron a desembarcar y por alguna razón, nunca olvidaré la mirada en sus caras.

La excitación, la curiosidad y el desconcierto eran algunas maneras de describirlo. Mientras tanto, vislumbré a los tres en el cristal. Derrotado, agotado y maltratado, uno de nosotros llevaba la misma ropa que el día anterior.

Yo estaba listo para salir a un lugar donde podía tomar unas vacaciones de mis vacaciones.

 

Please reload

Los más recientes
Please reload

Mejores Destinos turisticos de America Latina
Please reload

© 2018 by "America Mia". Proudly created by Always Fun Inc.